Header Ads

aviso_colegio_web
Breaking News
recent

Por qué no tenemos líderes en Cartagena y Bolívar? Opinion de Gustavo Morales

Resultado de imagen para panorama cartagena y bolivar

Desde hace varios años, y casi de manera reiterada, se viene diciendo a través de diferentes medios de comunicación y en lugares donde se habla constantemente sobre los temas cotidianos y álgidos de la ciudad y del departamento, que se necesitan líderes que asuman con valentía y coraje los problemas recurrentes que a diario mortifican la vida de todos nosotros los cartageneros y bolivarenses.
¿Por qué no salen esos líderes? Sencillamente porque a lo largo de nuestra vida nos hemos enfrentado a situaciones que ponen a prueba nuestra característica de personalidad. La forma, inteligencia y valores con la que resolvemos ciertas cuestiones nos definen como seres que carecemos de los elementos básicos para asumir la responsabilidad de lo que significa dar ese primer paso.

Por ahora no podemos tener líderes porque no tenemos la cultura de unificar sino la de dividir; no somos humildes, somos egoístas, prepotentes, cínicos, avaros; no tenemos firmeza en la fe y tampoco respetamos a los demás. El líder conoce y enseña con la sabiduría que le brota de unir voluntades, mentes y saber escuchar a todos cuando decimos una palabra inútil o tenemos enfrentamientos con rabia porque algo no nos salió como queríamos; es aquí donde el líder tiene la paciencia necesaria para integrar y sanar. ¿Podríamos tener es líder o tendría que formarse?
Nuestras generaciones nos formaron sembrándonos semillas de  individualismo que nos impide, como sociedad sana y pujante, que avancemos unidos para que no dispersemos las fronteras de la justicia, la libertad y el humanismo. No tenemos líderes porque el liderazgo no solo conlleva al dolor y al sufrimiento, sino que pide coraje y heroísmo, principios que vienen de una fuerza superior que permite soportar lo indecible.
Imagen relacionada

Estamos lejos que de nuestra hirviente sociedad cartagenera y bolivarense surja el valiente que tenga como misión mostrarle al país y al mundo entero que nuestra justicia es vacilante e insegura, que nuestra libertad y nuestra dignidad son pisoteadas por una clase tirana y déspota. Esos derechos fundamentales son los que siempre deberán prevalecer sobre la opresión, la pobreza y la discriminación que son producidas por las desigualdades económicas, y que como paradojas desde casi toda su historia, son tres ejes que articulan todos los procesos políticos, y que su erradicación debe ser un imperativo moral, ético y jurídico, pero que van en contra vía del proceder de nuestros funcionarios y dirigentes políticos.
Hoy se siente un desespero por la cantidad de necesidades que hay en la ciudad y en muchos municipios del departamento tales como: los problemas permanentes de la energía que nadie soluciona; el rompecabezas del servicio de agua potable en el distrito de Cartagena y en la mayoría de los municipios; el disgusto por los pésimos servicios de salud en todo el departamento; las interminables contrariedades por todo los disparates y los contratiempos que produce desde hace rato el flujo vehicular y el mal estado de las vías; la preocupante y galopante inseguridad en Cartagena y demás municipios de Bolívar; y lo peor, la infección de funcionarios y políticos mediocres ocupando cargos en las instituciones del estado sin tener el conocimiento para que su desempeño lo hagan con idoneidad, eficiencia y eficacia.

Podríamos referirnos en este artículo a otro segmento de nuestra mal llamada alta sociedad, que tiene muchas cuentas que rendirle a quienes están en la otra orilla, pero de ellos nos ocupáremos en otra oportunidad, por ahora lo que buscamos es motivar a quienes puedan tener escondido en su mente el fuerte deseo de querer formarse como líderes que se valoren y valoren a los demás; que sean sencillos, humanos y siempre transmitan confianza. Queremos líderes que sean íntegros, que disfruten trabajar en equipo, líderes que influyan positivamente en nuestras vidas, más que con palabrerías, líderes que no sean arrogantes y que sepan liderar sus propias vidas para que nos inspiren en una ciudad y en un departamento que reclama a gritos líderes guías y sabios.



Texto Gustavo Morales De Leon 
Fotos: pacocol.org y El Universal

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.