Header Ads

aviso_colegio_web
Breaking News
recent

EUFEMISMOS Y SOFISMAS. Opinión de Alvaro Morales De León.

Resultado de imagen para atracos en cartagena


En costumbre se ha convertido por parte del gobierno distrital, autoridades militares y hasta por organizaciones sociales y gremiales, no llamar por su nombre, ni de manera franca, la realidad de la ciudad, optando por hacerlo de manera eufemística para unos casos, y sofística o superlativa para otros.

Los mencionados han escogido por llamar de manera dulce y afable dizque como “jóvenes en riesgo” a unos muchachos inmersos en la delincuencia; muchachos que no tienen límites en su accionar criminal a pesar de su corta edad. ¿Cuál será el riesgo? ¿No somos acaso, nosotros, los ciudadanos de bien, los que nos encontramos en riesgo por causa de estos inescrupulosos mozalbetes, los que en número aproximado a los setecientos conforman las treinta y tres pandillas que reportan autoridades e informes de quienes elaboran encuestas de percepción, estudios y organizar foros para hablar siempre de lo mismo.

La situación ha sobrepasado los límites al punto que por causa de la blandura con que se maneja la delincuencia, en especial la que practican estos desadaptados jovenzuelos, a que veinte de estos grupos pandilleros ya se encuentren infiltradas por peligrosas bandas criminales dedicadas al microtráfico y a todo cuanto delito se les ocurra.

Sólo si las autoridades llegaren a entender que estos jóvenes son producto y reflejo de la descomposición social que se genera por causa de la corrupción de los gobiernos generadora de falta de oportunidades, y se dejan de estar “mamiteando” a estas bandas de facinerosos; abandonan vacuas acciones de gobierno, como  la de estar haciendo partiditos de fútbol o insulsas capacitaciones; o entregando ridículos mercaditos y máquinas de motilar; y otras vaguedades más; y por el contrario se inclinan por tratar la verdadera raíz del problema, se empezarán entonces a ver resultados, los que no serán a corto plazo; imposible; pero sí, probablemente, a mediano plazo. Sólo así podremos los cartageneros empezar a superar la constante y abultada percepción de inseguridad que nos proporcionan estas bandas pandilleras de la ciudad.

Por otra lado y casi opuesto al eufemismo, autoridades civiles y militares también han convertido en uso frecuente la retórica, el sofisma y los superlativos como forma de maquillar sus informes y creyendo que nos “meten los dedos en la boca”.

No ha faltado Secretario de Hacienda que salga a proclamar que el recaudo de impuestos del año y gobierno en curso supera notoriamente al de años y gobiernos anteriores; o autoridad militar que diga que en tal mes hubo un asesinato y un atraco menos que el pasado. Son, pues, engañosas y distractoras maneras de tapar la realidad.

Ambos son viciados estilos y engañifas aupadas por aúlicos beneficiarios de pautas publicitarias concedidas a cómplices del gobierno y autoridades queriendo “sacar pecho” con los gobernados.

Finalmente ¿para dónde se irán los impuestos mayormente recaudados, si la pobreza y pobreza extrema cada día se incrementan; si los hospitales siguen inconclusos, la malla vial sigue averiada, la zona rural e insular siguen abandonadas, a los damnificados de las olas invernales no les pagan subsidios prometidos, abundan las obras inconclusas, y no hay dinero para los salvavidas? Puros eufemismos y sofismas.



No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.