Header Ads

aviso_colegio_web
Breaking News
recent

NO MÁS JUDAS. Opinión de Alvaro Morales De León.

Resultado de imagen para Judas


Aunque varios son los personajes que con el nombre de Judas se registran en la Biblia, como aquel de Damasco que le dio posada al apóstol Pablo, y el del autor de una de las Cartas del Nuevo Testamento, apóstol, hermano de Jacobo, y probablemente del Maestro; de manera indiscutible cada vez que se pronuncie el nombre de Judas, pero el Iscariote, el traidor, el que entregó a Jesús, se estará haciendo alusión a la traición, la deslealtad, la falsedad, la hipocresía o el engaño, como expresión de las más bajas pasiones que se anidan en el corazón y los sentimientos de muchos seres humanos.

Este Judas, el traidor, al que Jesús de Nazaret le había confiado la responsabilidad de cuidar de los recursos financieros que se requerían para los gastos de la obra misionera que desarrolló en Israel, es este mismo que seis días antes de la Pascua, en Betania, aduciendo un desperdicio se envalentonó cuando María, la hermana de Lázaro, derramó sobre los pies del Mesías un costoso y fino perfume de Nardo puro; rematando con la farsa que mejor hubiera sido haberlo vendido e invertido entre los pobres.

Por toda la existencia de la humanidad este perverso proceder, el mismo que embargó al Iscariote, el de la traición, el engaño o la felonía, es el mismo que cada vez más secuestra el corazón, los sentimientos y hasta las entrañas de muchos servidores públicos y de  no pocos de nuestros actuales políticos, o politiqueros, a quienes el pueblo elige esperando que honren el oficio, sus compromisos, sus promesas y sobre todo que actúen con pulcritud ante la ley y ante los recursos públicos.

Ninguna diferencia existe entre la infame y cobarde actitud de traición que cometió Judas, el Iscariote, con la que hoy con regular frecuencia practican aquellos que habiendo sido llevados por nombramiento o elección a posiciones de eminencia dentro de la estructura del Estado para que ejerzan dentro de alguna de las ramas del poder público u órganos de control.

 Resultado de imagen para Judas y las 30 monedas de plata
Traicionar al amigo por treinta monedas es igual que traicionar a un pueblo desde una curul, desde un cargo del ejecutivo o desde cualquier posición de gobierno que se ostente. Traidores como Judas son aquellos que desvían recursos públicos para su beneficio propio, o los que se apropian de los recursos de la salud o de los alimentos para los niños escolarizados.

Traidores son todos aquellos que sin escrúpulos “cambalachean” su voto en las Corporaciones Públicas por prebendas o soborno. Traidores son los que no cumplen la promesa a los pensionados de aliviar la contribución en salud. Traidores son los que juraron perseguir a los corruptos y dar su vida por la defensa de recursos públicos y no lo hicieron, o aquellos que dijeron mejorar el nivel de atención en salud y educación, y tampoco cumplieron.

Finalmente, no más Judas, no más traidores, no más de esos que se olvidan de sus promesas con el pueblo; ni aquellos que niegan el oscuro origen de los recursos de sus campañas políticas o se hacen elegir con votos fraudulentos.





No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.