Header Ads

Breaking News
recent

¿Cómo ayudar a alguien que está pensando en suicidarse?


Cuando alguien conocido dice que está pensando en suicidarse o hace comentarios que suenan a que lo está considerando, la situación no solo es extraña, también es muy preocupante. Posiblemente la mayoría de nosotros no sabemos cómo ayudar, si debemos tomar en serio esas palabras sobre el suicidio, o si intervenir empeoraría la situación. Sin embargo, tomar acción es siempre la mejor opción, tu intervención puede salvar una vida. Si tienes dudas de cómo hacerlo, aquí te decimos qué hacer.

Empieza por hacer preguntas
Preguntar sobre los pensamientos suicidas no induce a nadie a tomar ninguna acción autodestructiva, sino que le ofrece la oportunidad de hablar acerca de sus sentimientos y eso puede reducir el riesgo que esos pensamientos suicidas se hagan realidad. Muéstrate sensible, pero haz preguntas directas:

·         ¿Piensas con frecuencia en la muerte?
·         ¿Alguna vez has pensado en hacerte daño?
·         ¿Has pensado en cómo o cuándo lo harías?
·         ¿Cuál crees que sea la mejor solución para lo que te está sucediendo?

Entre más preguntas responda esta persona, más elevada es la probabilidad de que esté pensando en suicidarse. Algunas de estas preguntas te ayudaran a medir qué tanto ha planeado esta persona hacerse daño.

Presta atención a las señales de advertencia
No siempre es fácil reconocer si un ser querido o un amigo están considerando suicidarse, pero aquí te damos algunas señales comunes:

·         Hablar sobre el suicidio con oraciones como: “Voy a suicidarme”, “Me gustaría estar muerto” o “Desearía no haber nacido”.
·         Alejarse de su círculo social y desear estar solo la mayoría del tiempo.
·         Tener cambios de humor, como sentir euforia un día y una estar profundamente desanimado al siguiente.
·         Preocuparse por la muerte, por morir o por la violencia.
·         Sentirse atrapado o sin esperanza ante una situación.
·         Consumir altas dosis de alcohol o drogas.
·         Cambiar la rutina normal, incluido el patrón de comida y de sueño.
·         Actuar de manera arriesgada o autodestructiva, como conducir de manera irresponsable, caminar por el borde de un puente, etc.
·         Regalar sus pertenencias o poner en orden sus asuntos, sin ninguna explicación lógica para hacerlo.
·         Despedirse de la gente como si no fueran a verse otra vez.
·         Mostrar cambios en la personalidad o presentar extremada ansiedad o agitación, especialmente si esto va acompañado de algunas de las señales de advertencia antes mencionadas.

Ofrece tu apoyo
Cuando una persona piensa en suicidarse, necesita ayuda profesional, aunque no parezca un peligro inmediato. Por tu parte, lo que puedes hacer es:

  • Anima a la persona a buscar tratamiento: una persona suicida o con depresión grave tal vez no tenga la energía ni la motivación para buscar ayuda. Si la persona no quiere consultar con un médico, sugiérele que busque un grupo de apoyo, un centro de crisis, una comunidad de fe, un maestro u otra persona confiable. Tú puedes ofrecerle apoyo y asesoramiento, pero recuerda que no es tu labor sustituir a un profesional.

  • Mantén la comunicación:  la persona que piensa suicidarse puede intentar reprimir sus sentimientos porque le avergüenzan o le hacen sentir culpable. Muéstrale tanto tu solidaridad como tu comprensión y expresa tus opiniones de una forma sutil pero firme. Escúchale con atención, sin interrumpirle. 

  • Sé respetuoso y reconoce los sentimientos de la persona: No trates de disuadir a la persona acerca de sus sentimientos, ni te muestres molesto por sus pensamientos. Recuerda que, aunque la persona que desea suicidarse no esté pensando con lógica, sus emociones son reales. Cuando se irrespetan sus sentimientos, la persona puede dar por terminada toda comunicación.

  • Nunca prometas mantener en secreto los sentimientos suicidas de alguien: muéstrate comprensivo, pero explícale que no puedes guardar el secreto si crees que su vida corre peligro, porque en ese punto necesitas conseguir ayuda.
  • Anímalos a no consumir alcohol ni drogas: Aunque parezca que las drogas o el alcohol alivian los sentimientos de dolor, al final empeoran la situación y pueden llevar a comportamientos imprudentes e incluso a más depresión. Si la persona no es capaz de dejarlos por su cuenta, ofrécele ayuda para encontrar tratamiento.
  • Retira de la casa de la persona todo lo que sea potencialmente peligroso: Si puedes, asegúrate de que la persona no tenga al alcance nada que le sirva para hacerse daño, como cuchillos, navajas, armas o fármacos. Si la persona toma medicamentos que podrían servir para una sobredosis, proponle que alguien los guarde y se los administre según la prescripción.
Si alguien te dice que piensa suicidarse o se comporta de una manera que te hace pensar en la posibilidad de que se suicide, no le restes importancia ni ignores la situación, pues muchos de los suicidas manifestaron en algún punto de su vida que tenían la intención de hacerlo. Tal vez creas que estás exagerando, pero la seguridad de tu amigo o de tu ser querido es lo más importante y tu intervención puede ayudarle a ver que hay otras opciones para mantenerse a salvo y recibir tratamiento.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.