Header Ads

aviso_colegio_web
Breaking News
recent

ESPADAS DE DAMOCLES. Opinión de Alvaro Morales De León

Resultado de imagen para ESPADAS DE DAMOCLES

Sería de necios desconocer e ignorar que los repetidos hechos de corrupción contra Cartagena y contra su administración, responsables de su postrado estado de ingobernabilidad, no sólo la han llevado a que esté a nivel nacional en el “ojo del huracán”, como se dice, sino también, en la mira permanente de todas las autoridades que ejercen control sobre el servicio y los servidores públicos vinculados con este Distrito.

Un espurio Concejo con más de la mitad de sus cabildantes prisioneros en sus casas, una Contraloría en interinidad porque su titular se encuentra tras la rejas, un ex alcalde al que no sólo se le intentó revocar el mandato, sino que su separación del cargo y su posterior confinamiento carcelario lo condujeron a renunciar; unos funcionarios y unos curadores involucrados en la expedición de ficticias licencias de construcción; son suficientes razones para que los administradores de la ciudad estén en la mira de las autoridades que vigilan la función pública.

A lo anterior habría que añadirle las felonías de otros servidores públicos, como la del Concejal abusador de los dineros para la alimentación de niños; a unos forajidos y escarnecedores particulares que usurparon funciones públicas, y unas escuchas de groseros y vulgares audios entre miembros de la administración y del órgano que coadministra, el Concejo, con saqueadores de lo público ajenos a la administración, son estas, sobradas razones para que sobre la cabeza de todos los que hacen parte de la atípica administración que acaba de iniciarse penda una afilada espada como la que peligrosamente pendió atada por un pelo de crin de caballo sobre la cabeza de Damocles.

Aunque suponemos de los buenos propósitos del alcalde Guerra Varela para con la ciudad, y reconocemos su insistente y aguerrida batalla por lograr ser el mandatario de todos los cartageneros; cierto es también reconocer que aún no ha terminado el debate jurídico sobre su elección, iniciado desde su polémica inscripción como candidato por presuntas inhabilidades, y que en consecuencia de ello, sobre su cabeza y sobre las cabezas de todos los que conforman su equipo de gobierno pende como peligro inminente una “espada de Damocles” que ojalá nunca se desprenda del delgado hilo que la sostiene y se llegue a un repentino y trágico desenlace.

Todavía hay tiempo para enmendar cualquier error en el que se pudiera haber incurrido en la conformación del gabinete o equipo de gobierno, el cual, como lo ha dicho el mismo Alcalde, deberá ser un equipo de lujo.

Ese equipo de lujo o cuerpo de gobierno que acompañará al Alcalde deberá estar conformado por personas sin mácula en el servicio público ni que representen a quienes le han fallado a la sociedad; y por último, y en razón del corto tiempo, deberán ser indiscutiblemente experimentados y no neófitos, para el éxito de la gestión.

Del alcalde Guerra Varela dependerá que el frágil pelo que sostiene la espada sobre sus cabezas no se tronche y termine con la vida de los que debajo de ella están.



No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.