Header Ads

Breaking News
recent

Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar


El impactante video que se hizo viral el pasado domingo 6 de mayo, donde se compara un pulmón sano con el de un fumador, ha puesto en la mira los efectos reales y los daños altamente prevenibles, que el tabaquismo ocasiona en el cuerpo.

La prevención y concientización sobre los riesgos de la nicotina son la clave principal para evitar potenciales fumadores, mientras que las personas que ya adquirieron el hábito aún tienen oportunidad de aprovechar los beneficios para la salud de dejar de fumar, a pesar de haber fumado asiduamente durante varios años, así lo asegura la Clínica Mayo.

Aunque acabar con el hábito de fumar pueda ser difícil, los beneficios para la salud como exfumador empezarán a acumularse casi inmediatamente después de dejar el hábito. Existen varios tratamientos y terapias eficaces que pueden ayudar a dejar de fumar cambiando sus rutinas y evitando actividades comunes que su cerebro asocia al consumo de tabaco.

El consumo de tabaco es la única causa prevenible de enfermedades en el mundo. Entre 80 y 90 por ciento de las muertes por cáncer de pulmón son producto del tabaquismo. El hábito de fumar también aumenta el riesgo para varios otros tipos de cáncer y es el causante de alrededor de 30 por ciento de todas las muertes relacionadas con este. Además, el tabaquismo puede conducir a otros problemas médicos, como arteriopatía coronaria, cardiopatía, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y enfermedad pulmonar crónica. 

Según el estudio “Los beneficios de dejar de fumar” realizado por la Clínica Mayo, dicho cambio repercutirá de manera positiva sobre su salud desde el primer momento. Por ejemplo, menos de una hora después de dejar de fumar, su frecuencia cardíaca disminuirá a un nivel normal. Después de transcurridas 12 horas desde el último cigarrillo, su nivel sanguíneo de monóxido de carbono recuperará la normalidad y en cuestión de dos o tres semanas, su riesgo de ataque cardíaco empezará a disminuir considerablemente.

La falta de aire y la tos propias del tabaquismo suelen desaparecer en el transcurso de los primeros nueve meses. La capacidad de participar en actividades deportivas también mejora y después de dejar de fumar, la gente suele tener mayor resistencia para hacer actividad física. Por otro lado, en muchas personas los sentidos del olfato y del gusto mejoran.

Con el tiempo, los beneficios para la salud continuarán aumentando. Un año después de dejar de fumar, el riesgo de cardiopatía coronaria será la mitad de lo que era cuando fumaba.Cinco años después, el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular se reducirá al mismo nivel del de una persona no fumadora. Diez años después de dejar de fumar, el riesgo para cáncer de pulmón bajará drásticamente de lo que era cuando fumaba y el riesgo para cáncer de boca, de garganta y esófago, de vejiga, de riñón o de páncreas también disminuirá.

Quince años después de dejar de fumar, los riesgos generales de salud para un exfumador son básicamente iguales a los de alguien que nunca fumó. Si se le permite pasar suficiente tiempo libre de humo, el cuerpo tendrá la oportunidad y las condiciones adecuadas para recuperarse y revertir los efectos nocivos.

Los estudios claramente muestran que dejar de fumar regala años de vida. Según la edad de la persona cuando deja de fumar, de la frecuencia y de la duración del hábito, la expectativa de vida puede aumentar entre 2 y 10 años. Además, no solo es añadir tiempo, sino calidad de vida: muchas personas que dejan de fumar gozan de mejor salud por más tiempo.

Pese a que los beneficios para la salud son importantes y convincentes, dejar de fumar puede ser complicado. La nicotina del cigarrillo es adictiva y por eso es difícil acabar con el hábito. Lo más recomendable es buscar ayuda de médicos profesionales o especialistas capacitados para tratar el tabaquismo. Estos profesionales pueden guiar este proceso mediante terapia conductual y ofrecerle tratamientos médicos autorizados, que le ayuden a dejar de fumar para siempre. Independientemente del tratamiento, la edad o por cuánto tiempo haya fumado, nunca es demasiado tarde para que deje de fumar, pues con el paso de los días su cuerpo se lo agradecerá.   


Por: Dr. J. Taylor Hays, Centro para Dependencia a la Nicotina de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.