Header Ads

aviso_colegio_web
Breaking News
recent

EL CORAZÓN DE UNA UNIVERSIDAD. Opinión de Laurent Céspedes Ramirez


Si Rosita Jiménez no se hubiera muerto ayer, tal vez no estaríamos hablando de ella hoy. Para ella la vida continuaría su ritmo casi siempre acelerado, pero también a veces plácido; había conquistado una edad, me contó, en la que empezaba a preferir el sosiego. No tanto como el de la muerte, claro, que no era parte de sus planes. Sus planes eran desde siempre, desde que la vi por primera vez en la Universidad de Cartagena, con su sonrisa de luna llena, una serie infinita de proyectos sociales para ayudar a la gente que llevaba la peor parte en la guerra colombiana, incluyendo a los desmovilizados de la guerrilla como la Corporación Nuevo Arco Iris que tuve la ocasión de representar ante ella en su momento. Pues la paz era su vocación, sin importar cuántos apuros le causara. Rosita Jiménez era muy importante sin haber muerto, pero ahora lo es mucho más, por la falta que nos hará mientras la seguimos. Por eso hoy tenemos que hablar de ella mientras la lloramos. Porque una universidad sin corazón está de luto.
Menos mal que siempre supo que la amamos; menos mal que siempre le dimos las gracias. Gracias por tantas cosas que hicimos y seguiremos haciendo en su nombre.
Gracias por el convenio que firmamos. Por el primer programa de radio para escuchar las voces de las víctimas. Por la primera caracterización socioeconómica del barrio Nelson Mandela. Por la Comisión ciudadana de reconciliación y paz del Caribe, que sigue viva. Por tantas reuniones compartidas. Por los libros, por los abrazos. Y también por los sueños que dejamos de cumplir.
Algo de ti, lo más importante, está siempre a salvo.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.